Published: junio 3, 2016

Atención, rehabilitación y modelo social

Atención y Rehabilitación en el Hogar a Jóvenes Víctimas de la Esclavitud Sexual

En el último año atendimos a más de 45 sobrevivientes en el refugio y actualmente son  20  jóvenes quienes son parte del programa. La víctima más pequeña llegó a la edad de 6 años y actualmente, las edades fluctúan entre los 11 y 18 años. Hemos atendido sobrevivientes que provien de diversos estados del país, así como de Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Honduras, entre otros países.

Así mismo, desde principios de 2012 la Fundación trabaja con la organización hermana Reintegra que atiende a las jóvenes que iniciaron en Camino a Casa y han alcanzado la mayoría de edad. Estas jóvenes continúan en el programa y su objetivo es la reinserción social de las sobrevivientes, quienes trabajan y continúan estudiando.

Por el momento tenemos 12 sobrevivientes mayores de edad que están cursando preparatoria, cursos de oficios diversos y cuatro más que están en la universidad.

Desde 2007 la Fundación ha atendido 139 víctimas de las cuales 119 han sido reintegradas a sus familias, se han independizado o se han casado y en algunos casos han regresado a sus países de origen cuando las condiciones de seguridad para ellas lo han permitido

Desde 2007 Fundación ha atendido 97 víctimas   de las cuales 62  fueron reintegradas  a sus familias y/o a sus países de origen cuando las condiciones de seguridad para ellas lo han permitido.

Modelo de Atención

Fundación Camino a Casa ha desarrollado un modelo de atención que es único en el país,  siendo  pionera en la atención exclusiva de víctimas menores de edad en ESNNA.

Desde el año  2007  Camino a Casa  ha trabajado estrechamente con distintas autoridades  a nivel federal y de la Ciudad de México con las cuales ha firmado convenios de colaboración: PGR, PGJDF, FEVIMTRA, MIGRACION, CTA y CAVI instancias que nos canalizan a las víctimas, que provienen de operativos de rescate o llegan a sus instalaciones por otros conductos. Por ser menores de edad,  FCC se compromete a brindar las condiciones de seguridad óptimas, motivo por el cual el albergue es un refugio de alta seguridad resguardado por personal especializado, a la vez que se procura un hogar para ellas.

 Actualmente atendemos a niñas y jóvenes víctimas de este flagelo, coadyuvando con las autoridades en los procesos judiciales y psicológicos que se requieren, haciéndose muy activa la participación del área de trabajo social, psicológica y legal en el acompañamiento de las víctimas en los procesos de la adecuada integración de expedientes,  averiguación previa, denuncia e inclusive en los procedimientos judiciales en los casos en que los agresores ya han sido detenidos. Parte fundamental de este acompañamiento es buscar el respeto a los derechos humanos de las víctimas por parte de las autoridades y ofensores, así como asegurar la no revictimización de las sobrevivientes.

Nuestro” Modelo de Atención”, provee a las niñas y jóvenes un hogar con un trato personalizado, donde la menor al llegar recibe no solo  atención psicológica, médica, legal y  emocional, sino un entorno familiar con principios y valores,  a fin de ayudarle en su recuperación, sanidad interior, reconstrucción de  autoestima, de  identidad  y un futuro lleno de nuevas oportunidades para ellas.

Para ello contamos con personal capacitado, siendo dos de ellas jóvenes que salieron de nuestro programa de atención exitosamente.

Para la atención de las sobrevivientes se cuenta con una «mamá» sustituta o tutora, y  trabajadoras  sociales cuya función es entre otras  la de proveer  un ambiente de hogar.

Así mismo contamos con personal que facilitan la organización y mantenimiento del albergue. Las trabajadoras sociales y maestras  hacen acompañamiento a las niñas en todas sus actividades.

Dentro del personal también se cuenta con una psicóloga que trabaja en el área terapéutica  y  dos abogados que  fungen como  coordinadores del programa y supervisan la parte legal.

Una parte importante de nuestro staff es el voluntariado que participa y  nos apoya en recaudación de fondos, facilitan servicios para las niñas y jóvenes y apoyan el funcionamiento del hogar de diversas maneras.

Por razones de seguridad y  dado el retraso o perdida de años escolares en la mayoría de los casos, nuestras niñas  y jovencitas requieren una regularización que puede llevarse algunos años, motivo por el cual tenemos Escuela  en Casa con  maestras que las asiste bajo el programa de INEA. Cuando las condiciones de seguridad son óptimas para ellas y llegan a nivel de secundaria y preparatoria continúan con sistema abierto o bien acuden alguna escuela.

 Las menores realizan actividades extraescolares  durante la semana y los fines de semana, entre los cuales se encuentran: natación, futbol, danza, conferencias sobre valores para jóvenes, etc.

 Fundación Camino a Casa tiene proyectado en dos años abrir doce hogares más con las mismas características en el interior de la República Mexicana.

Published: junio 3, 2016

Please Fill Out The TW Feeds Slider Configuration First